Home > Tips

Pollo

Pavo

Otros

Recuerda que al marinar el pollo en cítricos como en limón amarillo, limón verde o jugo de naranja, lograrás que la carne se ablande y que el pollo quede más jugoso.

 

Se debería esperar que el pollo esté a temperatura ambiente antes de cocinarlo, ya que así se logrará una cocción pareja y que el jugo del pollo no se evapore mientras se cocina.

Si cocinaste el pollo entero, déjalo reposar unos minutos antes de cortarlo, de esta manera los jugos no se escaparán y el pollo no se secará.

Cuando cortes la pechuga en filetes, asegúrate de que tengan el mismo espesor en el centro y en los bordes. Si hace falta golpeala en el centro con un ablandador de carnes, de este modo se cocinarán de manera uniforme y no te quedarán secas en los bordes y crudas por dentro.

Cuando frías pollo empanizado asegúrense que el aceite esté bien caliente para que el empanizado quede crujiente en lugar de húmedo y grasoso.

Para maximizar el sabor de la carne, separa la piel del pavo siendo cuidadoso para no romperla, esto evitará que pierda humedad.

La mantequilla es un buen medio para darle sabor al pavo y usa hierbas para potenciar los sabores del pavo.

Para saber cuándo el pavo está listo debes hacer un pequeño corte en el muslo, si sale algún líquido de color rosado debes dejarlo pues esto significa que no está listo todavía.

Para calcular la cantidad de pavo para tu cena, considera medio kilo de pavo o una libra por persona

 

Tapa el pavo con papel aluminio o mételo dentro de una bolsa para hornear para que quede más suave y jugoso.

Una manera fácil de marinar el pavo es sumergirlo en agua con sal y meterlo al refrigerador por un día. Al día siguiente se debe desechar el líquido que sobre.

Puedes marinar el pavo con jugo cítrico, ya sea piña o naranja. Puedes inyectarlo un día antes, meterlo en una bolsa y déjalo en refrigeración toda la noche.

Cuando el pavo esté listo, déjalo reposar por diez minutos para que los líquidos del pavo se distribuyan.

Para platos que contienen carne, usa las siguientes hierbas aromáticas y especias: orégano, pimienta, hierbabuena, romero, nuez moscada, laurel, estragón, perejil, tomillo, jengibre.

Cuando cocines pasta y quieras mejorar su sabor, agrégale al agua una hojita de laurel. Te quedará muy bien.

 

Si no te gusta cómo se pierde el color de los vegetales en tus ensaladas, condimenta sólo la porción que vas a comer en el momento de servirla, así evitarás que las hojas se marchiten.

 

 Para que tus verduras nunca pierdan su color brillante y natural, debes colocarlas en agua helada inmediatamente después de cocinarlas.

 

Cuando prepares arroz, recuerda echar una cucharadita de limón en el agua que vas a hervir, de esta manera evitarás que el arroz se pegue en la olla.

 

Para cuando trabajes con masa, cubre tus manos con aceite de oliva para evitar que ésta se pegue.

Para darle un textura suave a tus tostadas de pan, solo debes frotarles un poco de diente de ajo y luego calentarlas en un horno o sartén.

 

 

Para evitar que las peras y las manzanas se obscurezcan al cortarse, colócalas en agua fría con jugo de un limón por al menos 20 minutos después de haberlas cortado. De esta manera conservarán su color natural y a la hora de servirlas se verán mucho mejor.

Para preparar unas deliciosas albóndigas, agrega a la carne migas de pan, perejil y otros ingredientes que gustes. Después hazlos bolita y remojarlos en leche, así obtendrás albóndigas suaves y tiernas.

 

Cuando quieras preparar maduro con queso y vayas a pelar los plátanos, hazles un corte en la cáscara y déjalos en agua con sal durante unos minutos. Así evitarás mancharte mientras los cortas.

 

Para que las papas fritas te queden más sabrosas y con mejor textura, después de pelarlas sumérgelas en agua fría con sal por lo menos durante una media hora.

 

 

Si tu receta te pide solo un par de gotas de limón y no quieres desperdiciar uno entero, lo único que debes hacer es introducir una aguja fina por uno de sus extremos y exprimir a través del agujero.

Para devolver al pan su frescura de recién horneados, envuélvalos en una toalla de tela ligeramente mojada y métalos unos segundos en el horno a baja temperatura. Cuando los saques verás cómo habrán recuperado su frescura, además estarán crujientes y calientes.

Si tienes guardado arroz o garbanzos, sabes que al pasar el tiempo éstos se pueden llenar de animalitos. Para que esto no ocurra guárdalos en un envase hermético junto a un diente de ajo.

 

Para probar si un huevo está fresco, colócalo en una taza fría, si el huevo flota significa que no está fresco.

MENÚ

Home > Tips

Pavo

Pollo

Otros

Para maximizar el sabor de la carne, separa la piel del pavo siendo cuidadoso para no romperla, esto evitará que pierda humedad.

Para saber cuándo el pavo está listo debes hacer un pequeño corte en el muslo, si sale algún líquido de color rosado debes dejarlo pues esto significa que no está listo todavía.

La mantequilla es un buen medio para darle sabor al pavo y usa hierbas para potenciar los sabores del pavo.

Para calcular la cantidad de pavo para tu cena, considera medio kilo de pavo o una libra por persona

 

Tapa el pavo con papel aluminio o mételo dentro de una bolsa para hornear para que quede más suave y jugoso.

Una manera fácil de marinar el pavo es sumergirlo en agua con sal y meterlo al refrigerador por un día. Al día siguiente se debe desechar el líquido que sobre.

Puedes marinar el pavo con jugo cítrico, ya sea piña o naranja. Puedes inyectarlo un día antes, meterlo en una bolsa y déjalo en refrigeración toda la noche.

Cuando el pavo esté listo, déjalo reposar por diez minutos para que los líquidos del pavo se distribuyan.

Recuerda que al marinar el pollo en cítricos como en limón amarillo, limón verde o jugo de naranja, lograrás que la carne se ablande y que el pollo quede más jugoso.

 

Se debería esperar que el pollo esté a temperatura ambiente antes de cocinarlo, ya que así se logrará una cocción pareja y que el jugo del pollo no se evapore mientras se cocina.

Si cocinaste el pollo entero, déjalo reposar unos minutos antes de cortarlo, de esta manera los jugos no se escaparán y el pollo no se secará.

Cuando cortes la pechuga en filetes, asegúrate de que tengan el mismo espesor en el centro y en los bordes. Si hace falta golpeala en el centro con un ablandador de carnes, de este modo se cocinarán de manera uniforme y no te quedarán secas en los bordes y crudas por dentro.

Cuando frías pollo empanizado asegúrense que el aceite esté bien caliente para que el empanizado quede crujiente en lugar de húmedo y grasoso.

Para platos que contienen carne, usa las siguientes hierbas aromáticas y especias: orégano, pimienta, hierbabuena, romero, nuez moscada, laurel, estragón, perejil, tomillo, jengibre.

Cuando cocines pasta y quieras mejorar su sabor, agrégale al agua una hojita de laurel. Te quedará muy bien.

 

Si no te gusta cómo se pierde el color de los vegetales en tus ensaladas, condimenta sólo la porción que vas a comer en el momento de servirla, así evitarás que las hojas se marchiten.

 

 Para que tus verduras nunca pierdan su color brillante y natural, debes colocarlas en agua helada inmediatamente después de cocinarlas.

 

Cuando prepares arroz, recuerda echar una cucharadita de limón en el agua que vas a hervir, de esta manera evitarás que el arroz se pegue en la olla.

 

Para cuando trabajes con masa, cubre tus manos con aceite de oliva para evitar que ésta se pegue.

Para evitar que las peras y las manzanas se obscurezcan al cortarse, colócalas en agua fría con jugo de un limón por al menos 20 minutos después de haberlas cortado. De esta manera conservarán su color natural y a la hora de servirlas se verán mucho mejor.

Para darle un textura suave a tus tostadas de pan, solo debes frotarles un poco de diente de ajo y luego calentarlas en un horno o sartén.

 

 

Si tu receta te pide solo un par de gotas de limón y no quieres desperdiciar uno entero, lo único que debes hacer es introducir una aguja fina por uno de sus extremos y exprimir a través del agujero.

Cuando quieras preparar maduro con queso y vayas a pelar los plátanos, hazles un corte en la cáscara y déjalos en agua con sal durante unos minutos. Así evitarás mancharte mientras los cortas.

 

Para preparar unas deliciosas albóndigas, agrega a la carne migas de pan, perejil y otros ingredientes que gustes. Después hazlos bolita y remojarlos en leche, así obtendrás albóndigas suaves y tiernas.

 

Para que las papas fritas te queden más sabrosas y con mejor textura, después de pelarlas sumérgelas en agua fría con sal por lo menos durante una media hora.

 

 

Para devolver al pan su frescura de recién horneados, envuélvalos en una toalla de tela ligeramente mojada y métalos unos segundos en el horno a baja temperatura. Cuando los saques verás cómo habrán recuperado su frescura, además estarán crujientes y calientes.

Si tienes guardado arroz o garbanzos, sabes que al pasar el tiempo éstos se pueden llenar de animalitos. Para que esto no ocurra guárdalos en un envase hermético junto a un diente de ajo.

 

Para probar si un huevo está fresco, colócalo en una taza fría, si el huevo flota significa que no está fresco.